De hadas, ratoncitos y dientes de leche

Foto de Darco TT

Hace una semana a la mayor de mis hijas se le cayó su primer diente. Fue un acontecimiento muy importante para ella y también muy esperado, llevaba casi dos semanas esperando ese momento. Por la noche, como manda la tradición, guardó su diente bajo su almohada y durmió esperando el regalo que el Ratoncito Pérez le traería a cambio de su dientecito.

En España la tradición dice que es el ratoncito Pérez el encargado de cambiar los dientes caídos de los niños por dinero o regalos, pero la profesora de inglés de mi hija les habló del Hada de los Dientes. Mi pequeña cree que esa noche vino el Hada por que el regalo que le dejó además de ser muy femenino era demasiado grande para que lo hubiera traído un pequeño ratón. Bendita e inteligente inocencia la suya.

 

El ratoncito Pérez

El Ratoncito Pérez es un personaje de leyenda muy popular entre los niños hispanoamericanos y españoles . Al igual que el hada de los dientes de los países de habla inglesa, cuando a un niño se le cae un diente lo coloca debajo de la almohada mientras duerme y, según la tradición, este personaje se lo cambia por un regalo. Esta tradición es prácticamente universal aunque adopta formas diversas en distintas culturas. Se le reconoce como "Ratoncito Pérez" en los países hispanohablantes, con la excepción de algunas regiones de México y Chile en donde se le dice "el Ratón de los Dientes" y en Argentina, Venezuela, Uruguay y Colombia simplemente "El Ratón Pérez". En Francia se le llama "Ratoncito" (la petite souris), en Italia se le conoce como "Topolino", "Topino" (Ratoncito) o "Fatina" (Hadita) y en los países anglosajones este papel lo encarna el "Hada de los dientes" (Tooth Fairy). En Cataluña esta tarea es encomendada a "l’Angelet" (el Angelito) y en el País Vasco -sobre todo Vizcaya-, se encarga "Mari teilatukoa" (Mari la del tejado). En algunos lugares es tradición tirar los dientes de los niños a los tejados de las casas.

Se solía creer que el Ratón Pérez, como las coplas que canta el pueblo, era de autor anónimo y de tiempo inmemorial. Pero este personaje se creó a finales del siglo XIX (posiblemente 1894) y su autor es el Padre Luis Coloma (1851-1915), miembro de la Real Academia Española desde 1908. Desde Palacio pidieron al padre Coloma que escribiera un cuento cuando a Alfonso XIII, que entonces tenía 8 años, se le cayó un diente. Y así fue cómo al jesuita (que también escribió las novelas "Pequeñeces" o "Jeromín", tan populares en sus posteriores versiones cinematográficas) se le ocurrió esta historia protagonizada por el rey Bubi, que era como la Reina Doña María Cristina llamaba a su hijo, el futuro Alfonso XIII.

The Tooth Fairy | Petite souris | Fatina dei denti / Topolino dei denti da latte | Zębowa wróżka

 

1 Comment

  1. !Caben todos los regalos del mundo en esos enormes ojos!!!

    Buen texto y mejor fotografía…

    Reply

Deja un comentario